domingo, 27 de febrero de 2011

2011-21. "Tres Deseos", de Jackson Pearce.


Y el deseo no se cumplió...


Título: "Tres Deseos"

Título original: "As You Wish".

Autora: Jackson Pearce.

Editorial: Molino.

Año: 2009 (2010 de la edición en español).

Páginas: 300.

Género: JR con toque sobrenatural (genio).

Frase promocional: Una novela mágica.

Sinopsis:
"Está apoyado en mi tocador, vestido con unos vaqueros y una andrajosa camiseta negra, y ha alzado las dos cejas. Tiene los pómulos marcados, la mandíbula cuadrada y es más alto de lo que yo creía. La luz se refleja en sus ojos de animal al clavarme la mirada de ese modo tan expectante que estoy empezando a reconocer.


Es él.

He perdido la voz por el miedo antes de poder gritar para pedir ayuda. Él se cruza de brazos.

- ¿Vas a pedir un deseo o no?"


Desde que su novio rompió con ella, Viola ha pasado los días deseando en silencio volver a tener a alguien que la quiera y, lo que es más importante, volver a ser parte de algo. Hasta que un día, sin darse cuenta, llama a un genio de otro mundo, que se quedará en el suyo hasta que la chica pida tres deseos.

Genio está ansioso por regresar a su casa, pero a Viola le aterra desear, tiene miedo de no pedir lo correcto, lo que la hará realmente feliz. A medida que los dos van pasando tiempo juntos, la línea entre amo y criado empieza a desdibujarse y Genio no tardará en reconocer que está enamorado de Viola. Pero justo después de que Viola pide su primer deseo, se da cuenta de que ella también está enamorada de Genio... y de que si ella desea dos veces más, desaparecerá de su vida y de su mundo para siempre.



Puntuación: 2,5/5


Una puntuación mediocre para un libro bastante mediocre. Tengo que confesar que, con semejante argumento, la única razón por la que le dí una oportunidad fue la segunda novela de la autora, "Rojo Feroz", cuya reseña sirvió no hace mucho para inaugurar este blog: una renovación del cuento de Caperucita Roja llena de acción y sentimiento, con la suficiente calidad literaria y originalidad como para concederle a este "Tres Deseos" el beneficio de la duda. El deseo que no se cumplió: que hubiera algo en el desarrollo o el estilo capaz de rescatar lo pueril de la idea.


Lo mejor que se puede decir de esta novela es que cumple bien su cometido, en tanto se trata de un 'JR' en todos los sentidos: una historia romántica protagonizada por adolescentes, en la que no faltan los elementos más manidos del género; especialmente, una protagonista que es poco más que una chica del montón, un chico guapo de otra especie, lo que dificulta la relación entre ambos, y algún personaje, más o menos secundario, perfecto para construir el tradicional triángulo; si bien es cierto que en este caso hay más de uno y su relación con Viola no siempre es la típica en estos casos. Y, por supuesto, un final feliz en lo que apenas pasa de ser un cuentecillo sin secuela; lo cual es de agradecer dado el escaso interés de la trama en su conjunto, y más teniendo en cuenta la tendencia actual a prolongar las historias para adolescentes, no siempre de forma necesaria o provechosa.


Y como tal cuento, desde luego que no falta la moraleja o, al menos, el tono moralizante en la que se configura como premisa de partida: el mito de la chica invisible. Evidentemente, un sentimiento compartido por muchas adolescentes, y especialmente en una sociedad como la estadounidense, donde tan frecuente es dividir a la población juvenil en diferentes clanes o grupos (los populares, los nerds, los frikies, los góticos, los emos, los deportistas...) y donde a veces lo más importante de la etapa de instituto no son las notas, ni tan siquiera los amigos que haces, si no a qué grupo perteneces o cómo te percibe el resto.

Así, podría decirse que el tema subyacente de esta novela es el de la autoestima, tan frágil en la adolescencia, tanto como el ya mencionado de la invisibilidad social; muchas veces más imaginaria que real, por otra parte, como le sucede a la protagonista de la novela. Y es que es precisamente su deseo de pertenecer al grupo lo que la mueve a desear, con consecuencias más bien adversas, especialmente como resultado de la aparición en escena del irresistible Genio.


Y es que no se puede obligar a los demás a que nos quieran... más aún cuando ni siquiera tenemos claro lo que queremos, ni siquiera si nos queremos a nosotros mismos.


El punto de partida...
"Supongo que ser invisible es mejor que fingir formar parte de algo, pero no te hace sentir menos solo." (Pág. 10).


Te gustará si te gustan... Los 'JR' que no son más que eso: romances juveniles. Especialmente si tienes unos 12-14 años y tú también te sientes invisible.


Otro JR que parte de una idea disparatada... y sin embargo está mejor resuelto en su conjunto y proporciona una lectura ligeramente más amena, sin ser tampoco nada del otro mundo, es "Encanto Fatal", de Melissa Marr. Una historia bastante arquetípica dentro del género, pero que sin embargo ofrece un tratamiento del tema del rey elfo "enamorado" de la mortal más interesante de lo que el argumento hace pensar a simple vista:


A sus dieciséis años, Aislinn se comporta aparentemente como cualquier chica de su edad: sale con sus amigas, le gusta la música y tiene un chico en el punto de mira, aunque de esto último no está muy segura. Sin embargo, también hay algo en ella que no tiene nada de normal: al igual que su abuela, es capaz de distinguir a los elfos que viven invisibles entre los humanos, un don increíble, que más que don es una maldición, pues a estos seres no les gusta ser descubiertos y suelen castigar con crueldad a quienes detectan su presencia. Así pues, siguiendo al pie de la letra las reglas secretas que le enseñó su abuela (nunca atraigas la atención de los elfos, no respondas a los elfos, no mires a los elfos) Aislinn tendrá que apañárselas para pasar desapercibida, especialmente a los ojos de Keenan, rey de los elfos, que se ha propuesto seducirla y convertirla en su reina.


Sinceramente, con tanto ángel, elfo, vampiro, licántropo y genio, una acaba por tener la sensación de que los autores tienen la extraña percepción de que su futuro en este género depende de su habilidad para encontrar nuevos seres sobrenaturales que convertir en imposibles 'parteners' románticos de la humana de turno; hasta el punto de que estos parecen estar perdiendo de vista la verdadera esencia original del 'JR', lo cual es una auténtica pena. Y a tal extremo llega la cosa que una historia sin elementos sobrenaturales acabará por convertirse, sin duda, en la excepción a la norma, en lo más imaginativo y deseado por las jóvenes lectoras; y, si no, al tiempo...


'As you wish...'

"Como desees..."
Tal es la protocolaria frase que pronuncia Genio, el genio, cada vez que concede uno de los tres deseos de rigor. También es el título original de esta intrascendete historia. Pero para varias generaciones esta frase nos trae a la mente algo completamente diferente, pues es una de las señas de identidad inconfundibles de una novela que se encuentra entre las favoritas de casi cualquier persona que haya tenido la buena fortuna de tenerla entre sus manos; del mismo modo, por otra parte, que su adaptación cinematográfica es un imprescindible en la lista de favoritos de aún más personas.

La misma historia que ha llevado a más de uno a pronunciar esa otra mítica e inolvidable frase: "Hola, me llamo Iñigo Montoya. Tú mataste a mi padre. Prepárate a morir."

Por supuesto: estamos hablando de "La Princesa Prometida" de William Goldman. Todo un clásico por derecho propio; tanto es así que hasta cuenta en su haber con una edición especial publicada con ocasión de su trigésimo aniversario, algo de lo que muy pocas novelas pueden presumir. Por cierto que en 2013 se cumplirán 40 años desde la primera edición... ¡parece mentira! Y es que por esta magnífica historia parecen no pasar los años, hasta tal punto sigue conservando esa magia especial capaz de cautivar y enamorar a autores de todos los sexos y edades.

Resulta lógico que así sea, puesto que en "La Princesa Prometida" hay de todo y para todos: "duelos, luchas, tortura, veneno, amor verdadero, odio, venganza, gigantes, cazadores, hombres malvados, hombres buenos, bellas mujeres, serpientes, arañas, bestias de todas las formas y tamaños, dolos, muerte, hombres fuertes, encierros, huidas, verdades, mentiras, pasión y milagros." ¿Quién da más?

Una lectura imprescindible, siempre recomendable y de la que resulta imponsible cansarse. Porque si la película es genial, el libro lo es mucho más. Personajes inolvidables (especialmente en el caso de una generación para la que Buttercup será siempre una princesa, y no una 'Supernena'), humor y aventura y, por supuesto, amor verdadero; ese por el que un simple "Como desees..." puede transformarse en "Te quiero..."

Hablamos de mito, cuando hay hasta parodia...

La versión 'Fanhunter' del Pirata Roberts... (Espacio patrocinado por Librería Noveno Arte ;D).

________________________________________________________

Proximamente: "Sé Lo Que Estás Pensando", de John Verdon.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada