jueves, 26 de mayo de 2011

2011-49: "Extrañas Apariencias" de Daniel Waters

K. DeSonne, agente secreto


Título: "Extrañas Apariencias"

Título original: "Passing Strange"

Autor: Daniel Waters.

Editorial: Molino.

Año: 2010 (2011 de la edición en español).

Páginas: 427.

Género: 'JR' con toque sobrenatural (zombis).

Frase promocional: "Una novela Generación Dead"

"Extrañas Apariencias es la tercera parte de una trilogía incisiva, divertida y original escrita por un autor novel de gran talento."


Sinopsis:

Aunque mis amigos creen que soy una chica increíblemente valiente por todas las cosas extrañas que hago, en realidad es todo fachada. Soy una de las personas más cobardes que han pisado la faz de la tierra; sin duda, la más cobarde que la ha pisado dos veces. Para las cosas importantes no soy más que una niñita asustada. La policía podría estar allí, rodeando a mis amigos (o algo peor) y, ¿qué haría yo? Esconderme, ocultarme entre los arbustos para que no me vieran. Siempre escondida, así es la señorita Karen DeSonne.

Karen DeSonne está acostumbrada a fingir ser lo que no es. Siempre se había hecho pasar por una típica adolescente delante de sus amigos, su familia y en el instituto. Hacerlo le costó el amor de su vida y, ahora que está muerta, sigue fingiendo..., aunque esta vez finge estar viva.

Mientras tanto, las autoridades acusan a los amigos muertos de Karen de un importante caso de asesinato, lo que conduce a la aprobación de nuevas leyes contras los zombis. Casi todos los muertos vivientes de Oakdale se ven obligados a esconderse. Karen pronto descubre que el "asesinato" era una farsa orquestada por Pete Martinsburg y sus fanáticos compañeros. Si desea obtener las pruebas necesarias para sacar a la luz el fraude y probar la inocencia de sus amigos, tendrá que hacer lo impensable: traicionar a su corazón y convetirse en la novia de Pete.


Puntuación: 4,5/5

Pues sí, cada vez tengo menos dudas al respecto: soy una yonki. A ver, que nadie confunda términos: de la lectura, por supuesto... y, por lo mismo, no sólo acepto que me paguen en especie sino que puede que hasta lo prefiera al pago en metálico; especialmente si la mercancía que una obtiene en ese quid pro quo es de la calidad de este "Extrañas Apariencias", que por tratarse de una novela de la magnífica serie 'Generación Dead' ya había sido previamente certificada como una de mis drogas favoritas por muchos motivos.

De hecho, el que haya leido la entrada inaugural de este blog, allá a finales del año pasado (31 de diciembre, por supuesto, pues ninguna fecha mejor para hacer un balance literario anual), tal vez recuerde mi entusiasmo con los libros de Waters, así como mi promesa de que su obra volvería a aparecer por aquí, sin el menor género de duda. Tanto es así, y tal mi predilección por esta serie (¿o debería decir adicción, por eso de seguir con el simil?) que de hecho he aparcado a mis "amigos" de la biblioteca por esta tercera parte, dándole preferencia por delante de todos esos otros títulos que aguardan pacientemente su turno en casa: "El Aliento de los Dioses" de ese gran talento de la fantasía que es Brandon Sanderson; el nuevo favorito de las lectoras de 'JR' que es el "Hush, Hush" de Becca Fitzpatrick, con sus angelitos tomando el relevo a vampiros u hombres lobo; o uno de ciencia ficción que se compara con la saga de Vorkosigan, lo cual para mí es la mejor de las referencias posibles, incluso a pesar de mi conocida suspicacia respecto a lo verídico de las frases promocionales, como el "Star Ship: Motín" de Mike Resnick... y esos son sólo algunos ejemplos, pues la lista sigue y sigue.

Pero dejemos los desvaríos (esos que no os queda más remedio que sufrir, por eso de que, como este es mi rinconcito particular, estáis obligados a aceptar pulpo como animal de compañía) y vamos a lo que toca: 'Generación Dead', en general, y "Extrañas Apariencias", en particular. Y es que, ciertamente, resulta muy difícil hablar de esta tercera parte sin hacer referencia al conjunto de la obra de Waters; del mismo modo que cualquier cosa que se pueda decir de esta novela es, por extensión, aplicable a las anteriores... y, acaso increible pero cierto, todo son cosas buenas.

Vaya por delante una promesa: intentaré no desvelar más de la cuenta para aquellos que aún no hayan disfrutado de la primera y segunda entregas de la serie, pues aunque lo lógico es que el interés por este comentario nazca de un interés particular por el libro en cuestión, soy muy consciente de que algunos simplemente leen todas las entradas sin discriminar (muy de agradecer, por cierto); aunque, todo sea dicho, la lectura de la propia sinopsis de las novelas suele revelar bastante sobre lo acontecido en la entrega anterior. Y es que, avisados quedáis, leer la primera parte implica leer la segunda; y leer la segunda, leer la tercera... y, aún diría más: leer la tercera te deja mordiéndote las uñas a la espera de nuevas noticias sobre una continuación de la historia, pues por más que en muchos sitios se hable de 'Generación Dead' como una trilogía, el final de este "Extrañas Apariencias" sin duda incita a no creer tal cosa.

¡Ah, Waters y sus finales! Esos que te dejan preguntándote qué pasó después, y que por lo mismo son perfectamente equiparables a un final de temporada de tu serie televisiva favorita. Y no sólo por una cuestión de mera curiosidad, que también (al fin y al cabo, incluso si logras resistirte a la magia de esta historia y sus personajes, te garantizo que querrás averiguar lo que viene a continuación), sino porque el argumento te atrapa casi sin que te des cuenta y los personajes te enamoran sin posibilidad de resistencia, especialmente esos aparentes secundarios que acaban revelándose como protagonistas por derecho propio.

Pero antes de seguir profundizando en el tema, una pequeña aclaración respecto al género. La primera parte de 'Generación Dead' (novela que lleva precisamente ese mismo título) fue publicitada en su momento como una novela para los amantes de "Crepúsculo" protagonizada por zombis. Cierto es que los libros de Waters pueden encajar sin problemas dentro de la categoría del 'JR' (aclaramos, por si a estas alturas de la película aún hay alguien no familiarizado con el término: 'Juvenil Romántica'), pero este es uno de esos claros casos en los que una etiqueta simplifica en exceso las cosas, y en el que, sin la menor duda, no se puede juzgar el libro por su cubierta (muy bonitas, a pesar de ello, todo sea dicho).

Puesto que hoy es día para desvaríos e incisos, ahí va otra pequeña aclaración: me gustan las novelas de Stephenie Meyer... aunque es más que posible que en su día me gustaran más de lo que me gustan hoy, pues creo bastante probable que su poder de fascinación tuviese más que ver con la relativa escasez de novelas del género en el momento de su publicación que con el propio interés del argumento. A nadie le amarga un dulce, por supuesto, y está más que claro que la atracción del personaje del vampiro seductor es más que evidente, por más que a mí se me antoje quizá excesivamente perfecto en su concepción; pero, en cualquier caso, a mí la historia me acaba resultando un tanto repetitiva a partir de la tercera entrega de la saga, e incluso un tanto innecesaria llegados a la cuarta, por más que cumpla a la perfección con el objetivo de satisfacer la curiosidad por el qué pasó después. Además, y por muchas vueltas que le queramos dar, la historia de Meyer no es, a fin de cuentas, más que una historia de amor prohibido adolescente (que tampoco es que sea poco), sin mucha más complicación o trascendencia más allá del pequeño mundo de Forks.

Por su parte, las novelas de 'Generación Dead' son, a simple vista, 'JRs' amenos y de fácil lectura, aptos para toda clase de público (incluyendo, por supuesto, chicas adolescentes) incluso si el tema de los zombis no te atrae especialmente; retratos perfectos de unos chicos con preocupaciones propias de su edad: ser popular, salir con el objeto de deseo, mantener o recuperar antiguas amistades... Libros que se leen en un suspiro, que enganchan y que resultan creíbles en sus diálogos adolescentes, y en los que hasta los personajes parecen meros prototipos: el chico malo, el deportista, las góticas un tanto 'frikies', la tía buena...

Y, sin embargo, más allá de eso, y sin necesidad de profundizar en exceso, la creación de Waters se caracteriza por su humor negro e incisivo y por su carácter de sátira, tanto como por su habilidad para incidir en temas más serios de lo que pueda parecer en un primer momento. 'Generación Dead' habla de los errores de juicio basados en las apariencias, pues ni los monstruos son necesariamente los no-muertos ni los aparentemente más nobles acaban por resultar los mayores héroes; de intolerancia y segregación, tanto como de la lucha por conseguir unas nuevas libertades, si bien los derechos que en este caso habrá que defender no son los de un sexo o una raza, sino los de los discapacitados vitales o chicos con DFB (diferente factor biótico)... y, por supuesto, también de amor, sentimiento que subyace a lo largo de toda la historia y que, de hecho, se convierte en motor de muchas de las acciones de nuestros protagonistas.

Unos protagonistas que se caracterizan por su diversidad y que, a pesar de las apariencias, son mucho más que meros prototipos. Si bien creo que es momento de puntualizar que, en esta tercera entrega, Phoebe, Tommy y también Adam (lo siento, chicas) pasan a un segundo plano en favor de otros personajes igualmente fascinantes: la carismática Karen, por supesto, pues al fin y al cabo ella es la gran protagonista de "Extrañas Apariencias", merced a una narración en primera persona que nos permitirá descubrir todo lo que siempre habíamos querido saber sobre esta excepcional muerta viviente; Pete Martinsburg, nuestro villano favorito, con el que puede que no simpaticemos pero al que sin duda comprendemos incluso a nuestro pesar, y al que la influencia del reverendo Mathers ha cambiado de forma aún más inquietante si cabe; y también Tak, el tercer miembro de esta suerte de nuevo triángulo amoroso que, en realidad, y dada la propia naturaleza de sus tres vértices, ni lo es ni puede serlo, no nos engañemos.

"Extrañas Apariencias" retoma los acontecimientos en el punto exacto donde los había dejado "Beso de Vida", la segunda parte de la serie. Las cosas se han puesto muy difíciles para los discapacitados vitales, a los que los intolerantes, que cada vez son más en virtud de su mala prensa reciente, se refieren utilizando otros calificativos menos políticamente correctos como "hamburguesas de gusanos". Mientras Tommy se dirige a Washington en su propia marcha por los derechos civiles de los no-muertos, en Oakvale sus amigos se ven obligados a pasar a la clandestinidad, puesto que sólo los jóvenes con DFB que tengan tutores legales pueden seguir en libertad. Y será en tales circunstancias en las que Karen se hará pasar por lo que no es, convirtiéndose en nuestra agente secreto particular, movida por el deseo de ayudar y proteger a sus congéneres tanto como por un fuerte sentimiento de culpabilidad y una profunda necesidad de redención cuya motivación ella misma nos dará a conocer, si bien para los lectores de la segunda parte ésta no constituye del todo un misterio.

Así, en esta tercera parte continúa la lucha... y no sólo la de Tommy, sino también la de aquella parte de la sociedad que desea acabar con los zombis, engendros de Satán que para ellos nunca deberían haber regresado de la muerte. Una lucha encubierta, hábil y retorcida que sin duda ha de continuar en nuevas entregas de 'Generación Dead', tantas son las respuestas que quedan sin resolver en el desenlace de esta novela. ¿Qué ha pasado con George y qué es lo que sucede realmente en la Fundación? ¿Qué le ha pedido el reverendo a Pete que haga? ¿Cambia la foto algo? ¿Por qué de repente han dado un giro las manifestaciones de la opinión general en los medios y qué es lo que buscan realmente Mathers y sus compinches?

Pues sí: intriga... misterio, suspense, además de sentimiento. Diálogos vivaces que te impulsan a reírte incluso cuando en principio no deberías. Muertos que sienten más que algunos vivos y, personajes secundarios que roban el protagonismo a las supuestas estrellas... aunque tal vez lo suyo sería decir que en 'Generación Dead' no hay personaje pequeño. En definitiva, una historia que va mucho más allá de lo que parece a simple vista y que destaca por su originalidad.

¿Tengo que decirlo? Algo más que altamente recomendable.


Hablan los personajes

El Reverendo Mathers dice... "Por desgracia, la gente tiende a responder de forma más rápida y apropiada cuando está asustada o enfadada que cuando se le muestra preocupación o cariño. El miedo y el odio son más fuertes que el amor si se desea motivar a los demás." (Pág. 68).

Karen dice... "Hasta los monstruos tienen cicatrices." (Pág. 174).

Pete dice... "Si lo hacemos, estaremos más unidos que nunca. Unidos por la sangre." (Pág. 232).


Escenas para no olvidar

* Jugando con muñecas (págs. 98-99).

* Alfileres (pág. 268).

* La foto (pág. 343).


Otras obras del autor

Daniel Waters es autor de 'Generación Dead'. Nada más... nada menos, pues no es poca cosa hacer lo que él ha hecho: coger dos géneros como son las novelas juveniles ('JR' o no) y las historias de zombis y darles una auténtica vuelta de tuerca (o varias buenas sacudidas en su peculiar coctelera) para obtener como resultado un producto, sin que el término sea para nada peyorativo, tan original como verdaderamente inesperado en su concepción.

Tres títulos conforman hasta la fecha esta genial serie, como ya hemos indicado, aunque todo apunta a que en próximos meses podría haber un anuncio, tan esperado como deseado, acerca de una continuación de la saga. Así pues, habrá que estar muy pendientes de la página web del autor, que en realidad no es sino un blog en el que Waters nos habla de su obra y de alguna que otra cosita más. (http://www.danielwaters/ o http://watersdan.blogspot.com/, pues ambos caminos conducen a nuestra Roma particular... o a la de Dan, en todo caso).

Un rincón interesante en el que, por ejemplo, descubrimos que las ediciones de sus novelas en e-book (al menos en su versión original) vienen acompañadas de un atractivo extra: un nuevo relato (tres, por lo tanto, en total), protagonizado por alguno de nuestros amigos de Oakvale.

* Así, en "Generación Dead" se incluye 'How's Life', que se centra en los personajes de Colette y Margi, en cómo murió la primera y cómo se enfrentaron ambas amigas a su retorno de entre los muertos.

* En "Beso de Vida" el extra lleva por título un sugerente 'Doll Parts': el relato de lo que le sucedió a Sylvia durante el misterioso (y terrorífico) proceso al que fue sometida para "mejorarla" en la Fundación, incluyendo sus pensamientos ante un procedimiento que hizo su cuerpo pedazos... literalmente.

* Por último, "Extrañas Apariencias" nos regala 'Purpose Statement', relato que tiene lugar después de los acontecimientos narrados en esta tercera parte, cuando Tommy regresa a Oakvale después de su triunfal marcha por los derechos de los no muertos a través del país y hasta llegar a Washington. La historia se centra en el inquietante (y un tanto desequilibrado) personaje de Popeye, el zombi-artista alternativo convertido en nuevo estudiante del instituto que, tras un enfrentamiento con TC, decide darles después de clase una buena lección al grandullón y sus colegas.

Pero no es el blog del autor el único lugar en el que uno puede seguir las andanzas de los chicos de 'Generación Dead', pues también Tommy tiene su propio diario virtual, que constituye una de sus principales herramientas de lucha en pos de los derechos de los discapacitados vitales. Un blog del que ya vimos atisbos en las dos primeras entregas de la serie y que últimamente, y por eso de que nuestro chico anda muy ocupado en Washington con sus reivindaciones, parece haber sido rescatado del olvido por la singular Margi, siendo su más reciente aportación una historia de misterio por entregas acerca de una tarjeta de San Valentín.

Eso sí, puntualizar con ánimo un tanto reivindicativo (y pequeño tirón de orejas para la editorial) que tal blog ya no se haya disponible en castellano por más que tal cosa se diga en la nota final de "Extrañas Apariencias": http://www.supuestamentedead.com/ ha pasado a mejor vida en el ciberespacio según parece, así que lo suyo es visitar el sitio en versión original, bajo el evocador título de My So-Called Undeath (http://mysocalledundeath.blogspot.com/). Y digo lo de evocador porque a mí me recuerda mucho a aquella serie en la que Claire Danes hacía sus primeros pinitos y que en España se tradujo como "Es Mi Vida"... así que el diario de Tommy supongo que podría traducirse como "Es Mi No-Muerte". Por si alguien no tiene claro de que estoy hablando, es aquella serie en la que a la pelirroja se le caía la baba por Jordan Catalano; o, lo que es lo mismo, por el mismísimo Jared Leto, chico guapo donde los haya (increible que vaya a cumplir los cuarenta) que lo mismo actúa y dirige vídeos musicales que compone música y letras para su banda, 30 Seconds To Mars, y que es todo un animal de escenario.


'JR' en masculino

Pues sí: 'Generación Dead' puede considerarse una serie 'JR', por más que bien pudiera sustituirse la 'R' por una 'S', de sobrentural, o dejarla huérfana sin mayor sonrojo, aunque sólo sea por eso de no limitar su público potencial, pues tengo la impresión de que hay ciertos sectores de la población lectora a los que la etiqueta coarta un tanto a la hora de abordar determinadas lecturas. Y ya puestos, digámoslo todo: sí, me refiero al sector masculino... Y es que existe la creencia generalizada de que el subgénero en cuestión es un género, mayoritariamente, por y para chicas.

Ciertamente, no son muchos los escritores, en masculino, que se dediquen de forma declarada a tal estilo de literatura, por más que no faltan elementos propios del mismo en muchas de las historias fantásticas, por ejemplo, escritas por chicos... y digo chicos porque, de hecho, ahora mismo estaba pensando en series como el 'Eragon' de Paolini o la 'Aquasilva' de Audley, dos autores la mar de jovencitos. Supongo que ese es el problema con las etiquetas: que no siempre es fácil clasificar una novela, una historia... y la cosa va en los dos sentidos, pues a veces se habla de 'JR' en casos como los de "Embrujo", donde eso sólo es una pequeña parte del conjunto o en "La Declaración", de Malley, donde, más o menos, tres cuartos de lo mismo.

Claro que si decimos: Meyer, Stiefvater, Becca Fitzpatrik, L.J. Smith, Simone Elkeles... está claro de qué estamos hablando. Daniel Waters: puede ser... Federico Moccia o su equivalente español, Blue Jeans: por supuesto... por más que en este caso se deje a un lado el toque sobrenatural tan de moda en el género y la historia tome un giro realista que, en muchos aspectos, y dejando a un lado la edad de sus protagonistas, adolescentes en su mayoría, se aproxima más a los tonos rosas y el chick-lit que a cualquier otra cosa.

Por cierto que a Moccia le ha salido competencia, también de origen italiano: Francesco Gungui con su "Siempre Estarás Tú", de muy reciente publicación. Un libro que por su portada, incluyendo tipo de letra, recuerda peligrosamente a las novelas de Federico, hacia las que puede que ya sepáis que tengo sentimientos un tanto encontrados, pues por más que resultan de lectura muy fácil, casi adictiva, son un poquito demasiado efectistas y acaso excesivamente cosmopolitas o sofisticadas en su versión y visión de la juventud, si alguien entiende lo que quiero decir, que no lo tengo yo tan claro. Sin embargo, he visto por ahí algunas reseñas en las que se indica que la similitud no va mucho más allá de lo estético, así que puede que la historia de las vacaciones de verano de Alice merezca la pena...

En cuanto al 'JR' con toque fantástico, si bien lo suyo es más la distopía que lo sobrenatural propiamente dicho, y gran éxito entre el público juvenil en los últimos tiempos, destaca el caso aislado de Scott Westerfeld con su serie 'Uglies', de la que personalmente sólo me he leído la primera parte, "Traición" que sin ser mala no me pareció tampoco nada del otro mundo, acaso porque es un tanto infantil por momentos y bastante tópica en muchos aspectos... aunque yo diría que tal impresión no nace tanto de su propia falta de originalidad como de una posible comparación incosciente con otros títulos del género como el soberbio "Los Juegos del Hambre".

La serie de Westerfeld se compone de un total de cuatro títulos y está ambientada en un mundo futuro en el que los jóvenes son sometidos a una intervención quirúrgica que los convierte en perfectos al cumplir los dieciséis años. Evidentemente, no todo es lo que parece en esta sociedad ideal, en la que algunos rebeldes se niegan a someterse a tal operación y huyen a una ciudad clandestina, núcleo de la resistencia, conocida como El Humo. La típica historia de resistencia ante un Gobierno autoritario que ha encontrado una nueva forma de someter a la gente basada en la belleza...

Por cierto que Westerfeld está casado con la también novelista Justin Larbalestier, de la que espero que hablemos en un futuro no muy lejano, pues su última novela, "Mentirosa", está en mi lista de deseos en lo que a lecturas se refiere.


Te gustará si te gusta... Creo que esta vez no habrá comparaciones inesperadas ni asociaciones de ideas originales. Después de todo, es evidente que "Extrañas Apariencias" es ideal para los seguidores de 'Generación Dead', y que uno no puede permitirse la lectura de esta novela sin haber leído las dos anteriores; o, en todo caso, que tal cosa no tendría demasiado sentido, del mismo modo que no lo tendría empezar a ver 'Pretty Little Liars' en su segunda temporada, aunque eso no quiere decir que no pueda hacerse... (Por cierto, que la elección de serie no es del todo casual... aunque también tienen mucho que ver en el símil general esos desenlaces de Waters tan a lo final de temporada).

Eso sí, repito: si tu interés mayoritario y principal motivación para leer las anteriores novelas, especialmente la segunda parte con sus maravillos capítulos desde su punto de vista, era el bueno de Adam, tal vez te sientas decepcionada con esta tercera entrega.

Aún otra puntualización: no digas que no porque no te gusten los zombis, del mismo modo que, si te gustan, no digas que sí necesariamente a esta serie... o hazlo movido por otras motivaciones. Porque los zombis de 'Generación Dead' no tienen nada que ver con la figura gore a la que el subgénero nos tiene acostumbrados...


Zombis atípicos

Pues sí: muy poco tienen que ver Tommy, Colette, Karen, George, Sylvia o Melissa, incluso Popeye o Tak, a pesar de su apariencia, con los zombis a los que todos estamos acostumbrados, ya sea por películas a lo Romero, series a lo "Walking Dead" o novelas varias sobre infectados como el "Y Pese A Todo" de Juan de Dios Garduño, que también está en mi lista de espera y que me apetece destacar tanto por ser producto nacional como por su inminente adaptación al cine por la productora de "Celda 211". Y es que, cuando hablamos de zombis, es inevitable asociar la palabra terror, por más que siempre existan excepciones.

Los chicos con diferente factor biótico de Waters son un buen ejemplo de tal clase de excepciones. Y recalco lo de chicos porque, en efecto, el regreso de entre los muertos sólo se produce en el mundo 'Generación Dead' entre adolescentes. Evidentemente, la muerte les ha afectado: ya no comen, no duernen, no lloran, no huelen y saborean y, por supuesto, tampoco sienten... al menos, en el sentido más literal del término; su coordinación también se ha visto resentida por la experiencia, y la velocidad ya no es lo suyo, ni en el movimiento ni en el habla. Claro que hay casos y casos, y algunos no muertos son menos lentos que otros, como Karen, la zombi que casi parece humana. Por supuesto, como están muertos, los discapacitados vitales no tienen derechos y ninguna ley obliga a sus familiares a hacerse cargo de ellos; de hecho, en muchos casos se ven rechazados por sus propios padres, no digamos ya por la sociedad en su conjunto.

Por lo demás, en muchos aspectos estos retornados siguen siendo chicos adolescentes, con sus preocupaciones, sus deseos y sus problemas; y tal vez por eso el término de zombis no acaba de encajar con ellos, a tal punto que cuando el nombre viene de un corazón vivo se considera casi un insulto, si bien la palabra es utilizada por ellos mismos sin el menor problema. Así pues, el terror no es una etiqueta que se les pueda poner per se si no que, en todo caso, el miedo es algo que nace de la ignorancia de los que no entienden lo que está pasando, del mismo modo que, en esta historia, los que más miedo dan son los vivos con su intolerancia.

Otra historia de zombis que en principio se nos presenta atípica en su planteamiento, si bien finalmente entra en gran medida dentro de los parámetros habituales del género, y que por ese mismo punto de partida puede inducir con mayor facilidad a los que se lo hayan leido a una impresión errónea sobre lo que esperar de la serie de Waters, es "Zombis Rubias" de Brian James. O de como Hannah Sanders, la chica nueva en una ciudad con demasiadas casas en venta y afectada por una calma sobrenatural, se topa en su primer día de clase con un grupo de animadoras, las chicas más populares del colegio, casi idénticas entre sí: rubias, guapas y pálidas como cadáveres. Pero Hannah quiere encajar desesperadamente, a pesar de que su amigo Lukas no para de repetirle que si no cubre sus espaldas, acabará siendo rubia, popular y estando muerta… igual que todos los demás zombis de esa ciudad. Una historia que tiene casi más que ver con las mujeres perfectas de Stepford que con los típicos zombis comedores de cerebro, amena en su conjunto y mejor en el desarrollo que en su final, por más que este sea de los que dejan con mal cuerpo... que, al fin y al cabo, es lo que se suele buscar cuando uno lee una novela de terror.

Y supongo que si hablamos de historias de zombis atípicas es lo suyo mencionar el "Orgullo y Prejuicio y Zombies" de Seth Graham-Smith, revisitando el conocido clásico de Jane Austen, de forma que el mítico inicio de esta gran novela victoriana ("Es una verdad universalmente reconocida que todo hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita esposa") se convierte en algo tan gráfico de lo que nos espera como "es una verdad universalmente reconocida que un zombi con cerebro necesita más cerebros". O, lo que es lo mismo, la perenne historia de amor de Elizabeth Bennet y Fitzwilliam Darcy aderezada con sangrientos campos de batalla y zombis devoradores de carne humana, por no mencionar las habilidades como luchadoras ninja de las cinco hermanitas Bennet. Que la propuesta es original no lo niega nadie, ahora que la calidad literaria del resultado o lo oportuno de la revisita al clásico ya son cosas en las que yo, no habiendo leído el resultado, no voy a entrar.

Así que supongo que aquí lo vamos a dejar... pues a lo mejor estoy yo hoy muy autocrítica, pero no acabo de estar del todo satisfecha con el resultado en lo que a esta reseña se refiere. A lo mejor es que me estoy quedando sin inspiración (probable); o puede, simplemente, que sea difícil que el comentario esté a la altura de la novela...

___________________________________________

Proximamente: "Sorry", de Zoran Drvenkar.

4 comentarios:

  1. Yo la que más te recomiendo es Y PESE A TODO...

    :D

    ResponderEliminar
  2. Pedazo análisis... me has hecho sentir que lo que escribí yo es poquita cosa... tendré que trabajar y profundizar. Creo sinceramente que Molino se equivocó intentando vender la serie como algo parecido a lo que escribió la señora Meyer (o por lo menos así es como me la intentó vender el comercial) y es otra cosa. Se apunta más a la sátira, que al romance. Hay que dar a conocer esta serie porque es de las pocas imprescindibles. Tiene que haber una continuación y estoy enamorado de Karen. ¡Qué le vamos a hacer!

    "Y pese a todo" es altamente recomendable.

    "Orgullo y prejuicio y zombis" no deja de ser una broma estirada e inofensiva. Y te lo dice uno que adora a Jane Austen y los zombis.

    Blog precioso, por cierto.

    ResponderEliminar
  3. Jorge I. (que conste que la I es de Iván, no de Primero, que aquí no hay ni jerarquías ni monarquías): ¿Por qué será que no me sorprende? :D Y que conste que no dudo de tu objetividad, a pesar de los intereses creados.

    Jorge: A mí me sigue gustando mucho tu comentario, muy preciso y directo al grano... que yo me suelo ir un tanto por las ramas y me enrollo como una persiana. Claro que eso me ha venido bien algunas veces, como en los comentarios de texto de la selectividad :D

    De acuerdo en que es posible que 'Molino' se equivocase en el enfoque, aunque si con eso la historia llega a más público, de algo habrá servido... el problema es que no lo tengo tan claro. En cualquier caso, tengo que decir que es una editorial que me gusta bastante, pues tiene buenos títulos como los de 'Generación Dead' o 'Los Juegos del Hambre', a precios asequibles.

    Respecto a 'Orgullo y Prejuicio y Zombis', la verdad es que así me lo tomo yo, como una broma, incluso siendo también gran fan de Austen; pero tengo que decir que he visto por ahí a gente realmente indignada con el resultado :S

    ¡Lo dicho! Gracias por pasarte... :)

    ResponderEliminar
  4. También conozco mucha gente indignada con "O&P&Z". Tanto fans de Austen como fans de zombis. Jane Austen es mi escritor/a favorito (piensa que tengo dieciséis ediciones distintas de "Orgullo y prejuicio"), pero me encantan estos experimentos. ¿Que son comerciales? Sí, pero también demuestran un sentido lúdico de la literatura y eso es bueno... a veces nos tomamos demasiado en serio este mundo.

    Ah, y me convertiré en un asiduo, no lo dudes.

    ResponderEliminar